La inversión en un sistema ERP dependerá de las características de la empresa. Una empresa que no tenga que realizar demasiados procesos complejos verá que el precio se reducirá. En cambio, una multinacional con una gran cantidad de procesos y funciones complejos en su trabajo necesitará un ERP mucho más amplio pero de mayor precio.